Dieta vegana y la diarrea

Algunas personas reportan y anuncian que con el comienzo de una dieta vegetariana o vegana tienen un síntoma desagradable, este síntoma es la diarrea, pero la causa es muy común y tiene sentido.

El intestino del cuerpo de los humanos es largo, los animales carnívoros tienen un intestino corto ya que la carne en el cuerpo se pudre, los animales vegetarianos poseen intestinos largos.

Si el cuerpo se adapta a comer carnes durante muchos años, comer de una forma no natural puede causar que el cuerpo se adapte a un estilo de alimentación.

Cuando cambias de alimentación surgirán algunos cambios para que tu cuerpo vuelva a adaptarse y la diarrea como síntoma se origina porque sirve para drenar las bacterias y distintas sustancias que la carne formó en el intestino.

Este proceso es normal e incómodo, lo que debes hacer es una dieta con al menos 2 meses de preparación para adaptarse a este estilo de vida y evitar el cambio de un día para otro que genera este tipo de estragos.

dieta-vegana-con-diarrea

Otro de los síntomas de iniciarse en el mundo vegetariano son los gases, estos pueden causarse por el aumento sorpresivo de fibra en el cuerpo. La dieta vegana causa gases porque el intestino se irrita. La mejor manera para evitar este problema es con una transición metódica y lenta.

Si comías bajo consumo de frutas, legumbres, verdura, frutos secos o cereales, tu intestino necesita un periodo de para acostumbrarse a este estilo de vida.

Puedes disminuir el consumo de alimentos integrales y además elige frutos secos tostados en vez de los crudos, otra de los aspectos que puedes cuidar es el de ingerir una menor cantidad de verduras que generen gases como las crusaceas, como el col, coles de Bruselas, coliflor y brócoli.

Las frutas cómelas sin piel y las legumbres que ingieran deben ser de rápida digestión como las lentejas.

dieta-vegana-zumos-de-fruta

Consejos para dieta vegana sin diarrea

El consumo de agua es primordial, por eso debes ayudarte en todo momento con una buena hidratación, esta optimiza la digestión de alimentos ricos en fibra, come constantemente y evita las cantidades muy grandes.

Provisionalmente debes:

  • No consumir alimentos integrales
  • Legumbres bien cocidas y en menor cantidad
  • Consumir zumos de fruta
  • Consumir más aceite de oliva
  • Consumir más melaza
  • Consumir menor cantidad de frutos secos crudos y cambiar por los tostados
  • Consumir verduras muy bien cocida